Recordando a Attenery Mengod

"Muchas gracias ¡Que sorpresa! jajajaj porque me lo avisó una lectora que si no yo ni cuenta me daba... "

***Artículo escrito por: Laura***





ATTENERY MENGOD. 23 AÑOS.

Es una joven inteligente que vive con sus abuelos desde la muerte de su madre y el abandono de su padre. Desde niña, su tía Bess fue como una madre para ella y la que le enseñó todo sobre remedios naturales y plantas. Siempre ha vivido bajo las estrictas normas morales de su abuela, quien le impuso los modales más rígidos y anticuados. Todo esto influyó en su forma de pensar y vestir. Usa ropa seria e inapropiada para una joven de su edad, al igual que moños y peinados totalmente pasados de moda. La gente de los alrededores la consideran sosa e insípida aunque reconocen su gran nobleza de corazón. Tiene muy poca autoestima a pesar de que podría ser una mujer espectacular si tan sólo cuidara mejor su aspecto. Acaba de terminar la carrera de Derecho y está feliz ante la posibilidad de empezar a trabajar pronto. Está enamorada de Aday desde los 18 años a pesar de conocerlo sólo de vista y no haber cruzado a penas una sóla palabra con él.
Cuando éste le propone matrimonio se siente la más afortunada de las mujeres, aunque sabe que él no la ama.>>

Con esas palabras presenté en "sociedad" a Attenery el 28 de marzo del 2006. Y gracias a Dios, tuvo muy buena acogida desde el principio.

Conté con el apoyo de todas las lectoras que me habían seguido durante mi primera incursión en el mundo de las Webnovelas con "El Desafío", y con muchas caras nuevas que se incorporaron atraídas, quizás, por el argumento de la historia y por el siempre "aliciente" de ver a una protagonista fea. Ya ha pasado algo más de un año desde entonces, y me siento muy orgullosa de como Attenery evolucionó en este tiempo, en compañía de todas mis lectoras, por cada una de las circunstancias que han tenido lugar en su vida. Attenery comenzó siendo como una "monja", una santa en cuanto a las relaciones con los hombres. No sabía nada del sexo, ni de como se desarrolla una relación entre un hombre y una mujer y vivía totalmente sometida a la sobreprotección de una abuela demasiado anticuada, lo que afectaba, sobre todo, a su aspecto exterior.

Sin embargo, la fuerza y la belleza de Attenery provienen esencialmente de su interior. Posée una inteligencia abrumadora, un interés por la vida increíble, y a pesar de todo ello desarolló un carácter fuerte que le impide aceptar las cosas como vienen, sino que lucha para que conseguir aquello que ella desea. Es precisamente eso, lo que la hace tan especial, a diferencia de otras protagonistas que son demasiado bondadosas, llegando a parecer tontas.Así es como Atty se casa con Aday Loarte.

Enamorada de lo que ella cree un "imposible", Atty no duda en aprovechar la oportunidad que se le presenta cuando él le pide matrimonio por conveniencia.La confianza en que las cosas se pueden cambiar con tesón y esfuerzo, la empuja a soñar con lograr su amor, pero sin dejarse intimidar ni caer en el error de la ciega obedencia por el simple echo de tratarse de una mujer enamorada.

Si tiene que sacar su carácter para hacerse respetar por su marido, Attenery lo hace sin miramientos.
"-Creo que voy comprendiendo cómo pretende usted que funcione nuestro matrimonio: Usted hace y deshace y yo obedezco… ¿No es cierto?

Aday levantó la ceja derecha y sonrió sarcásticamente a modo de respuesta, lo que llenó de frustración a Attenery.


-Yo no tengo ningún derecho para pensar lo que quiera pero usted tiene toda la libertad del mundo para hacerlo. Pues déjeme decirle que si eso era lo que había esperado… puede aguardar sentado porque no voy a tolerarlo!

Aday se acercó a ella y le tomó el mentón entre los dedos. Sorprendido, observó que la piel de su esposa era increíblemente suave.
-¿Me estás retando?

Attenery no intentó apartarle la mano.
-En realidad, sí. Es usted tan arrogante que a veces la tentación es irresistible."

Es por ello por lo que exige un plazo determinado de tiempo antes de entregarse a su esposo. Atty cree en el sexo por amor, y aunque se siente atraída por Aday, prefiere esperar hasta que él sienta lo mismo por ella.

Poco a poco, gradualmente, observamos ese cambio que todas las seguidoras de este personaje, entre las que me incluyo, esperamos ver.

Pero no sólo es ella la que cambia, sino que al mismo tiempo Aday también va cambiando. El proceso de tranformación es mutuo, y mientras él aprende a respetarla y quererla....

"Attenery dormía plácidamente enroscada como un ovillo. Su respiración era profunda y regular y la expresión de su cara era relajada. Aday se acercó más a ella y la miró con detenimiento. Parecía una niña, frágil y dulce a la que hubiera que proteger. 


Aday pensó que podía quedarse toda la vida allí mismo, contemplándola mientras dormía plácidamente. No pudo evitar esbozar una tierna sonrisa al ver cómo se removía lentamente en la cama para continuar durmiendo. Y entonces pasó. Sintió una punzada en medio del pecho que lo paralizó. No era de dolor, no era de nerviosismo, no era de inquietud… era algo que ni él mismo podía explicar. La sonrisa desapareció de su rostro y miró a Atty seriamente. Se sentía incómodo y aquella maldita sensación que tenía en el pecho le molestaba y lo trastornaba. ¿Qué demonios le estaba pasando?".

....Ella deja que su mente se vaya abriendo a nuevas y modernas ideas:

"-Yo… no estoy… excitada. Eres una maleducado…-dijo ofendida.


Aday sonrió y tras sacarse los guantes le acarició las mejillas con ternura.

-Por supuesto que lo estás, princesa. Ese brillo devastador en tus ojos, esa forma de mirarme la boca, esa forma en la que late tu corazón…y lo duros que se te han puesto los pechos. Estás excitada. ¿No sientes nada entre las piernas?-preguntó Attenery se sonrojó. ¿De verdad estaba excitada? No podía saberlo puesto que nunca antes lo había estado. Pero lo cierto era que sí. Notaba algo entre las piernas. Aquella rara mezcla de calor y humedad. Sus entrañas parecían querer algo, buscar algo… pero Attenery no sabía lo qué.

¡Qué vergüenza! Ay si su abuela supiera en el tipo de mujer que se estaba convirtiendo…" 

Así es como llega uno de los momentos más esperados de la webnovela, cuando Atty deja que sus amigas la aconsejen en lo relativo al estilismo, al comportamiento, y a los hombres y tiene lugar su cambio físico, algo que sirve para que la nueva Attenery tenga mucha más confianza en si misma y dé el último empujoncito para que Aday no siga negándose a si mismo lo que ya siente por su esposa: 

"-Así que esa es tu esposa “simple, insípida, fea y sin gracia”, ¿no?- preguntó Eric a su amigo cuando por fin logró apartar la mirada de Valeria-. Eres un hijo de puta… Lo que no querías era que le saltáramos encima como perros en celo! ¡Es que está buenísima! ¡Dios! 

Aday seguía sin apartar la mirada de su mujer. Se sentía estúpido. 

¿Cómo había podido engañarlo de aquella forma? ¿Dónde demonios había escondido aquellas sensuales piernas, aquella preciosa cara, aquellas espectaculares curvas y aquellos turgentes, redondos y firmes pechos? La sangre que corría por sus venas subió varios grados de temperatura y su miembro se endureció sin piedad. ¡Maldita sea! No podría permanecer en la fiesta, en el centro de aquel puto salón, si entre sus piernas aparecía un bulto del tamaño de una pelota de tenis. ¿De tenis? ¡Más bien de baloncesto! Su mirada y la de Atenery se cruzaron y una chispa invisible pareció prenderse entre ellos.

Aday necesitó de toda su fuerza de voluntad para no abalanzarse sobre ella y tocarla. Para no sucumbir al dolor abrasador de su entrepierna que le exigía que la reclamara para él sin importarle la gente que los rodeaban. Deseaba más que nada en el mundo gozar de su dorada y excitante piel, de la generosidad de aquellas suaves y voluptuosas curvas que tan celosamente se había negado a mostrarle con anterioridad. ¿Así que aquello era lo que durante meses se había negado a mostrar? ¡Era un pecado!"

Sin embargo Aday es mucho más terco de lo que uno puede imaginar, haciendo que muchas veces Atty sienta los deseos de tirar la toalla y abandonar sus planes de conquistar a su esposo. Y es justamente entonces, cuando ya cree que no puede hacer nada más, cuando Atty decide que su propio orgullo le impide seguir actuando como lo estaba haciendo hasta entonces. Sin embargo su esfuerzo ya había dado sus frutos y, ante el temor de perderla, Aday decide confesarle su amor:

"La sóla idea de no volver a verla, de perderla para siempre, le hacía oprimir el pecho. Era un dolor constante, profundo. No quería perderla. No quería dejarla ir. No PODÍA dejarla ir. 
La amo, maldita sea –se dijo-. La amo…


Es por todas estas cosas, por su fe, su constancia, su caracter, su amor incondicional, su ternura y su comprensión con un hombre demasiado dolido y atormentado, por lo que Attenery ha logrado hacerse un pequeño hueco entre las lectoras. Pero ahora que esta viviendo un momento mágico en su vida, disfrutando de su matrimonio, quizás nuevas sombras amenacen con empañar su felicidad.

Sea como sea, estoy segura de que Attenery Mengod podrá superar cualquier obstáculo.

Una pregunta: ¿Por que el nombre? No me parece muy comun

No me gustan los tipicos nombres de telenovela: "Alfonsina", "Jorge Fernando", "Maria Isabel"... son feos. Queria nombres simples pero que no dieran lugar a confusiones. Que al decir "Aday" o "Attenery" todo el mundo supiese a quien se estaban refiriendo... Estaba buscando nombres así mientras charlaba con una amiga canaria, y ella me dio varios nombres canarios. Y Aday y Attenery me gustaron mucho desde el principio. Por eso los puse...

Comments

Popular posts from this blog

Juan Pablo Medina, el recordado Leandro

Conociendo a Sarita ("El amaba a esa mujer")

Recordando el boom de fanfictions sobre "Yo soy Betty, la fea"